Pacho Rada: El juglar de la maestría vallenata.

Si hablamos de uno de los más grandes e importantes maestros vallenatos, Francisco Rada o más conocido como Pacho Rada, ocupa un puesto honorable en la historia de la cultura vallenata, no solo por su gran aporte de creatividad y talento de este género, sino, por ser el responsable de educar y enseñar a varios acordeoneros el arte que conlleva dicho instrumento.

Nació en la vereda “Los Veranillos” cerca al Plato Magdalena, el 11 de mayo de 1907, en el hogar de Alberto Rada Ballesta (otro juglar de la música de acordeón) y María Gregoria Batista Villarreal. Al igual que muchos de sus colegas, su infancia estuvo rodeada de varias necesidades económicas y escasez de recursos, por lo cual, no tuvo la oportunidad de ir a la escuela, sino, que le toco trabajar desde temprana edad, por ende, aprendió a escribir su nombre hasta los 80 años y tiempo después fue condecorado por el INEM de Cartagena como Bachiller Honoris Causa.

A la edad de 4 años aprendió a tocar el acordeón, tomándolo de manera clandestina de cuanto músico amigo llegaba a su casa; una de las anécdotas que recuerda con más cariño fue en una parranda cuando él agarró un acordeón y comenzó a tocar “La Chencha”, mientras la gente almorzaba, tocó de gran manera que lo dejaron seguir amenizando la fiesta, a pesar de que se le tenía prohibido tocar este instrumento.

Las circunstancias en que se levantó, signadas por la pobreza y la falta de oportunidades, hicieron que creciera ayudando a las haciendas vecinas como agricultor, chalán, domador de bestias, ponedor de bálsamos y corralero o también tocaba en diferentes eventos o fiestas para ganar un poco más de dinero.

Sus canciones y su habilidad como acordeonero lo pusieron en el camino de la fama desde el año 1930, cuando hizo su primera grabación en la casa “Curro de Cartagena” lo que le permitió ganar mayor reconocimiento y admiración por parte de sus colegas. El más entusiasta seguidor que tuvo en sus inicios fue su papá y su tío Manuel Rada, quien fue su ídolo durante los primeros años.

Posteriormente, su fama se catapultó por canciones como: “El Tigre de la Montaña”, “El Caballo Liberal”, “Te vas María”, “Los desprecios de Manuela”, “Los papeles”, “El botón de oro”, y “Abraham con la botella”, entre muchas otras. Y realizo giras por Venezuela y la costa colombiana.

Gracias a su talento y a los años dedicados a este género, recibió varios reconocimientos, títulos y condecoraciones, por ejemplo, el nombre “Del Gran Juglar Vallenato”, el premio como “Mejor Veterano” del Festival Cuna de Acordeones de Villanueva en 1998 y la exaltación como “Rey Vallenato Vitalicio”, al ser el padre viviente de la dinastía de los Rada, reconocimiento entregado por el Festival de la Leyenda Vallenata de Valledupar en el año de 1999.

En 1998 protagonizó el largo metraje “El acordeón del diablo”, una producción alemana que cuenta la historia de Francisco el Hombre, con quien siempre fue confundido Pacho Rada y de la cual fue inspiración para que uno de sus hijos lanzara un libro con dicho tema.

A pesar de su gran fama y reconocimiento nunca vivió en base a ello, por el contrario, fue una persona humilde y trabajadora que derivó su sustento y el de los suyos de sus oficios como agricultor y obrero, vivió por más de 26 años en calidad de iniciador en la parte alta del barrio de invasión La Paz, en las afueras de Santa Marta rodeado de nietos, bisnietos y sobrinos anhelantes de robarle los secretos de su acordeón.

Murió el 16 de julio de 2003 en Santa Marta, debido a una enfermedad en los pulmones que padecía desde hacía varios años. Su cuerpo fue velado por varias horas en la que fuera su casa, “un ranchito” como él la llamaba. En su despedida los acordeones y cantos fueron los principales protagonistas del evento multitudinario en el Cementerio San Jacinto del corregimiento de Gaira.

Sin lugar a dudas, este personaje fue uno de los mejores y más importantes acordeoneros, compositores y cantantes que ha tenido el género, un ser que nunca dejo su amor y pasión de lado, uno de los grandes maestros de los intérpretes vallenatos y el rey de una dinastía que día a día contribuye al legado musical vallenato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola Bienvenid@s a la emisora La Vallenata Fm