Náfer Durán: El reinado de los tonos bajos del acordeón.

Muchos han sido los acordeoneros que se han ganado la vida gracias a la interpretación de este instrumento, sin embargo, pocos tienen la habilidad de hacerlo como el señor Náfer Durán, un testigo del nacimiento de varias leyendas vallenatas y un compañero de canciones, triunfos y relatos.

Náfer Donato Durán Díaz nació el 26 de diciembre de 1932 en brazos de los señores Náfer Donato Durán Mojica y Juana Francisca Díaz Villareal en El Paso – Magdalena (actual departamento del Cesar), es uno de los integrantes de la dinastía Durán la cual se dio a conocer principalmente por su hermano Alejandro Durán y otros grandes exponentes de este género, que iniciaron en la música y continúan este reinado.

El Parque de la Leyenda Consuelo Araujo Noguera fue testigo de cómo Náfer a sus siete años interpretó las primeras notas del acordeón de una sola hilera de teclas, que le regalo su padre, un instrumento que perfeccionó a los doce años al ser diestro e interpretarlo de dicha forma.

Náfer Durán y sus hermanos trabajaban en la finca ‘Las cabezas’ propiedad de la familia Piñeres Trespalacios que estaba ubicada cerca a su casa, lo que hizo que entablaran una buena amistad entre ellos y se percataran del talento de los hermanos Duran.

La familia Piñeres Trespalacios encantados con la interpretación de los hermanos Durán los llevaron a amenizar fiestas y correrías en otras ciudades ganando así un mayor reconocimiento en la región. Gracias a esto conoció al cantante Diomedes Díaz y fue el primer acompañante en su grabación musical.

En 1976, Náfer Durán se coronó Rey Vallenato, categoría “Acordeón Profesional” del Festival de la Leyenda Vallenata, tras ganarle a Beto y Juan Manuel Muegues, lo que hizo que lo reconocieran como el mejor intérprete que tiene la música Vallenata en el tono menor; el adorno y la maestría que maneja lo hace insuperable en dicho estilo.

En 1983, Durán intentó participar nuevamente en el Festival de la Leyenda Vallenata, pero el jurado consideró que, debido a su talento, Náfer estaba “fuera de concurso”, sin embargo, a pesar de esta decisión el aclara que de una u otra forma reconocieron su talento e interpretación.

Según el mismo Náfer Durán, engendró 22 hijos con varias mujeres, doce de estos hijos fueron con Rosibel Escorcia Mure y al igual que su padre siguieron esta dinastía musical y dedicaron su vida al vallenato. Entre sus hijos músicos figuran: Luis “Lucho” Durán, “Náfer Durán Escorcia” Armando Durán, Jaime Durán y el acordeonero Jader Durán, quien fue acordeonero del cantante Farid Ortiz.

Náfer se caracteriza por mantener y preservar un estilo limpio y alejado de los vicios de la distorsión comercial que se han venido incluyendo en el vallenato, manteniendo su ritmo tradicional. En su obra musical se destacan temas de mucha importancia: “Sin Ti”, “El Deo Chiquito”, “Mi Patria Chica”, “Déjala Vení” y “Ariguaní”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola Bienvenid@s a la emisora La Vallenata Fm