La exquisita obra musical de Alfredo Gutiérrez.

Abundante y exquisita es la obra musical de Alfredo Gutiérrez, uno de los pocos grandes exponentes del folclor colombiano que puede testimoniar a los cuatro vientos lo que es mantenerse vigente, con su repertorio a lo largo de más de medio siglo de trayectoria profesional.

Alfredo de Jesús Gutiérrez Vital, nació el 17 de abril de 1943 en Sabanas de Beltrán, (antiguo corregimiento de Corozal), actualmente llamada Los Palmitos, en el departamento de Sucre, en una casa humilde y con bastantes necesidades, siendo el tercer hijo de siete hermanos, su padre, Alfredo Enrique Gutiérrez Acosta era un acordeonero proveniente del Magdalena Grande y Dioselina de Jesús Vital Almanza, su madre, se encargaba de las labores del hogar y el cuidado de sus hijos.

Durante su infancia Alfredo tuvo que aprender a vivir con los escases económica que existía en su hogar, los momentos difíciles fueron bastantes y estuvieron cargados de contrariedades, ya que su padre no lograba ganar lo suficiente con su oficio de acordeonero y la madre, aunque, intentaba ayudar económicamente a su hogar, vendiendo madera seca, no alcanzaba para el sustento de esta familia tan numerosa.

A finales de 1954, con sólo nueve años, Alfredo  formó parte del grupo Los Pequeños Vallenatos, integrado por Abel Rodríguez, Luis Castillo, Gustavo Amaya, entre otros artistas, con los cuales viajaron a varios países e internacionalizaron sus carreras, gracias a ello, en 1958 tras la muerte de su padre, Alfredo de Jesús estrechó sus lazos de amistad con Calixto Ochoa, quien sería el encargado de orientarlo hacia la ejecución del acordeón y lo vincularía a la casa disquera Fuentes, de Antonio Fuentes López.

Gracias a esta amistad nació “los Corraleros de Majagual” en 1961, junto al cantante César Castro, una célebre agrupación que pasaría a la historia por la calidad de sus artistas y de sus obras, Alfredo en ese entonces tenía 18 años y ya era medianamente conocido por su trayectoria en “Los Pequeños Vallenatos”.

Con Los Corraleros, Alfredo se constituiría como el acordeonista principal de la agrupación y grabaría temas de perdurable recordación como “Majagual”, “Festival en Guararé”, “Sombrerito panameño”, “Amor viejo”, entre otras grandes canciones y publicó canciones bajo el nombre de Alfredo Gutiérrez y su conjunto.

Durante catorce años estuvo en diferentes disqueras como Factoría Fuentes y Sonolux en donde publico varias canciones bajo estos nombres, pero no fue hasta 1974 donde formalizo su carrera bajo la empresa disquera Codiscos y creo temas como: “Mis vacaciones”, “Fiesta en corraleja”, “La cañaguatera”, “Desde que llegaste tú” entre otros.

En 1974 se proclamó como Rey Vallenato y sería la primera corona de los tres títulos de este festival que posee, ya que el 1978 y en 1986 volvió a ganar en dicho concurso. Otro de los reconocimientos más importantes de esta leyenda fue en 1991 y 1992 donde fue proclamado campeón mundial de acordeón en Alemania y compitió contra varios acordeoneros del mundo, mostrando su habilidad y destreza frente a este instrumento, también cuenta con dos Congo de Oro del Carnaval de Barranquilla y es destacado en el catálogo de MTM gracias al novedoso proyecto “La Fania Vallenata”, en el que acompañó a Jean Carlos Centeno, Jesús Manuel, Israel Romero, Heberth Vargas y otras figuras del vallenato. La música de acordeón ha tenido decenas de juglares que han brillado con luz propia a lo largo de la historia, pero ciertamente, desde hace 55 años nuestras fiestas y celebraciones han sido ambientadas por la música del señor Alfredo Gutiérrez quien se ha ganado un puesto y cariño importante en el corazón de los colombianos. Su presencia en tarima sigue siendo vigorosa, torrencial y enérgica emocionando a su público por medio de sus interpretaciones y dejando un importante legado en la cultura vallenata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola Bienvenid@s a la emisora La Vallenata Fm